500 X 500 ¡SUMATE Y JUNTOS #LLEGUEMOSALOS500!

Acompañá al Hogar en esta nueva etapa que comenzamos a transitar hace un año. A fines de 2018 nos transformamos en un hogar de hermanos, pudiéndole brindar a grupos familiares, con niños, niñas y adolescentes entre 6 y 18 años, la posibilidad de crecer juntos en un hogar en el cual se los cuide, fortalezca y quiera. Trabajamos con la convicción de que pueden tener un futuro mejor, garantizando un presente en el que se respeten sus derechos, acceso a la educación, inserción laboral, atención de la salud y participación de actividades recreativas. Nuestro desafío hoy es adaptar el hogar a las diferentes franjas etarias, desde el edificio hasta las propuestas y modalidad de trabajo. Contamos con tu aporte mensual para, en estos tiempos de inestabilidad económica, poder seguir brindando una atención de calidad a los niños, niñas y adolescentes que viven en Hogar María del Rosario. Sumate con $500 mensuales y ayudanos a conseguir más padrinos y madrinas entre tus amigos y familiares. 



Datos personales

Datos para la donación
Los montos están expresados en Pesos Argentinos (ARS $)
Visa DébitoMastercardVisa
El formulario que contiene esta página es seguro. Quiere decir que la información suministrada viaja de forma encriptada a través de la red. (SSL/TLS1.2)
Esta donación se captura usando la plataforma segura de
Donaronline logo color

Organización
Large 92cde152 971a 4b21 a7d5 02b4a7802c10

Hogar María del Rosario de San Nicolás

CABAArgentina

Enviados por los Juzgados Nacionales y por el Consejo Nacional de la Niñez, Adolescencia y Familia - llegan a nuestro hogar grupos de hermanos bajo dependencia judicial. Desvalorizados y víctimas de violencia familiar, abuso, marginalidad, abandono y/o maltrato, trabajamos para que los hermanos puedan crecer juntos en una casa llena de amor, vínculos sanos y garantía de derechos. Hoy, su futuro es nuestro desafío. Nuestros programas, llevados adelante por un equipo interdisciplinario, están orientados a que los niños, niñas y adolescentes puedan desarrollarse y ser felices como cualquier otro NNyA que ha tenido la fortuna de nacer en el seno de una familia bien constituida, bajo el amparo de adultos responsables y con capacidad de amarlos y protegerlos. Hacemos un trabajo diario que significa esfuerzo y dedicación plena. Con personal capacitado, pero con el tiempo de mucha gente solidaria, en un espacio físico adecuado a las necesidades de cada integrante de la población. Ofrecemos a los niños, niñas y adolescentes atención de la salud, tratamiento terapéutico, escolaridad, recreación y deportes, una sana alimentación, una vivienda cómoda y segura y mucho afecto. Establecer objetivos es más fácil que lograrlos, más en el momento especial que los argentinos estamos viviendo. Avanzamos mucho gracias al trabajo en red de nuestros profesionales y voluntarios. Procuramos obtener del Estado aquello a lo que los menores tienen derecho. Pero sabemos que podemos avanzar mucho más, y ustedes pueden ser partícipes apoyando nuestra causa.