En memoria de nuestros padres, tíos y abuelos ausentes, encendemos una luz.

Sabemos el enorme amor que guardas en tú corazón por ese padre, madre, tío, tía, abuelo o  abuela que ya partieron, lo mucho que quisieras un día más, un abrazo, un beso, una conversación… no podemos cambiar lo que paso, pero  te  proponemos encender una luz como acto simbólico de este amor, y  apoyar el sostenimiento de otro padre, madre, tío, tía, abuela o abuelo de la Fundación Simeón,  cada pequeño acto de amor cuenta. El amor es el hilo que teje todas las conexiones.


Datos personales

Datos para la donación
Los montos están expresados en Pesos Colombianos (COP $)
American ExpressCodensaDinersMastercardVisa
Esta página contiene un formulario seguro. La información suministrada viaja de forma encriptada a través de la red.

Organización
Regular 386c9292 cb54 4526 944f 0b4972e6b229

FUNDACIÓN SIMEÓN

BogotáColombia

Las personas mayores son un pilar para el diálogo y la construcción de una sociedad más inclusiva y en paz, donde principios y valores quieran ser recuperados. En la Fundación Simeón creemos que las personas mayores merecen recuperar el lugar de respeto, reconocimiento y afecto que tenía en nuestras tradiciones ancestrales... Sin embargo, en Colombia y en Bogotá crecen las desigualdades sociales y económicas entre las diferentes poblaciones, siendo las personas mayores vulnerables las más excluidas por la sociedad. Como dijo el papa Francisco, “ellos pertenecen al grupo de los descartados de la sociedad” y muy poco se ocupa de ellos... Lo anteriormente descrito nos inspiró para crear, en 1998, la Fundación Simeón, un hogar día (es decir nadie duerme en nuestras instalaciones) que acoge a 60 personas mayores funcionales (en pleno uso de sus capacidades físicas y mentales) de la Localidad de Santa Fé en el barrio El Balcón en Bogotá - Colombia. En la Fundación Simeón, utilizamos el modelo de intervención basado en la Logoterapia, gracias al cual las personas mayores encuentran sentido a sus vidas, se sienten útiles, amados, respetados, acompañados y valorados, sobrepasando la barrera de carencias y conflictos que diariamente enfrentan. En una palabra, recuperan la autoestima y la alegría de vivir en sus últimos años.